Home » Internacionales » Tormentas, desatención y violencia hacen del drama de refugiados una tragedia
refugiados

Tormentas, desatención y violencia hacen del drama de refugiados una tragedia

El número de refugiados que cruzaron el Mediterráneo en octubre de 2015 superó el total acumulado entre enero y setiembre, alertó hoy la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

Además, aumentan la xenofobia, la agresión y la violencia física contra los que logran llegar a los ansiados destinos de Europa del Norte -y en especial Alemania-, informaron las autoridades, que esperan un número cada vez más grande de pedidos de asilo.

En tanto, Amnistía Internacional (AI) denunció desde Atenas la inoperancia europea y helénica para proteger la vida de quienes intentan el cada vez más peligroso cruce del Mediterráneo, que ya causó más de 3.400 muertes y empeora a medida que se aproxima el invierno.

Según los últimos datos actualizados, en el décimo mes del año 218.000 personas atravesaron el mar huyendo de conflictos, persecución y miseria y alcanzaron las costas europeas, cuando hasta septiembre “sólo” lo hicieron 172.000, señaló la Acnur.

En total, más de 744.000 refugiados e inmigrantes atravesaron el Mediterráneo este año, de los cuales 601.000 han llegado a Grecia y 140.000 a Italia. El 65 % son hombres, el 20 % niños y el 14 % mujeres, informó la agencia de noticias EFE.

Asimismo, la organización humanitaria deploró la muerte de al menos 3.440 personas durante la travesía y responsabilizó a la Unión Europea (UE) y el Gobierno griego, a quienes acusó de seguir de “brazos cruzados” o “encerrados en consejos ineficientes”.

La falta de voluntad política y las medidas instauradas en 2012 para frenar el paso fronterizo entre Turquía y Grecia “ha obligado a los refugiados y migrantes a elegir la ruta más peligrosa”, aseguró la organización defensora de los derechos humanos en un comunicado.

“¿Cuántos ahogados y niños muertos son necesarios para activar los ‘valores europeos’?”, se preguntó el director de la organización en Grecia, Yorgos Kosmópulos, quien, además, resaltó que los naufragios “no son un fenómeno natural y muchas vidas se pueden salvar si hay voluntad política”.

Tan solo entre el 28 y el 30 de octubre -informó- 86 personas, incluidos niños, desaparecieron en siete naufragios en los alrededores de las islas de Lesbos, Samos, Kalymnos y Rodas.

AI estima que en los primeros diez meses de este año murieron más de 400 refugiados y migrantes en hundimientos sucesivos entre la costa turca y las islas del Egeo.

Según Kosmópulos, pese a los fuertes vientos, las barcazas repletas de refugiados y los hundimientos no cesarán.

“Con la llegada del invierno y el aumento de la desesperación de los refugiados -dijo- veremos aún más naufragios y vidas perdidas en el Egeo”.

Para AI, Europa debe solidarizarse con Grecia y “tomar medidas eficaces” para coordinar operaciones de búsqueda eficientes con las autoridades helenas y hacer un mejor uso de los fondos comunitarios disponibles.

Al mismo tiempo, crece la xenofobia en los países de arribo de los migrantes. En Alemania, el gobierno admitió hoy que sigue “con considerable preocupación” el alto número y la creciente violencia física de los ataques xenófobos contra centros de refugiados o contra los propios peticionarios de asilo.

El cómputo de acciones contra alojamientos de refugiados, así como de agresiones y delitos xenófobos, se sitúa en los 600 en lo que va de año, recordó el portavoz del Ministerio de Interior, Tobias Plate, citando datos policiales que revelan que se triplicaron los casos con respecto a 2014.

Sólo en el pasado fin de semana se produjeron seis ataques, en distintos puntos del país, contra peticionarios de asilo o extranjeros identificables como tales.

Bandas armadas con bates de béisbol, de entre veinte y treinta personas, hirieron en Wismar y Magdeburgo (este) a ocho refugiados sirios y el pasado fin de semana se produjeron cuatro ataques incendiarios contra alojamientos de refugiados o viviendas donde está previsto se acomoden en las próximas semanas.

En Alemania hay unas 200 formaciones neonazis, dispersas por todo el país, y dos de ellas tienen representación en cámaras regionales o consejos municipales: el Partido Nacional Democrático (NPD) y la Unión del Pueblo Alemán (DVU).

La llegada incesante de refugiados está revitalizando, asimismo, tanto la formación euroescéptica Alternativa para Alemania (AfD) como al movimiento de los Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente (Pegida).

Todos los lunes se celebran marchas islamófobas de miles de personas, que ganaron intensidad y presencia de neonazis en las últimas semanas.

En las últimas 72 horas, un total de 1.431 migrantes y refugiados fueron rescatados en las costas griegas, en alrededor de 40 operaciones.

Mientras tanto, miles de personas desembarcan en el Puerto del Pireo, en Atenas, -solo este domingo llegaron más de 5.000-, para intentar continuar su periplo hasta el centro y norte de Europa.

El pronóstico oficial de refugiados que este año espera recibir Alemania se sitúa en los 800.000, aunque en medios alemanes, como en el cogubernamental Partido Socialdemócrata (SPD) se estima que la cifra subirá a un millón.