Home » Ciudad » Masivas críticas obligaron al gobierno porteño a levantar la clausura de C5N
c5n

Masivas críticas obligaron al gobierno porteño a levantar la clausura de C5N

La medida que fue levantada por la noche “sin perjuicio de la continuidad de las actuaciones en la justicia contravencional”.

Tras el aluvión de críticas surgidas desde sectores políticos y periodísticos, la Agencia Gubernamental de Control de la Ciudad comunicó por redes sociales, minutos después de las 20.30, que dispuso “levantar la clausura administrativa del estacionamiento de ejecutivos de C5N, ubicada en Fit Roy 1950, sin perjuicio de la continuidad de las actuaciones en la justicia contravencional”.

La decisión de la AGC se “adoptó al tomar conocimiento, por las manifestaciones públicas de los periodistas de C5N, que las instalaciones son consideradas imprescindibles para el ejercicio de la actividad de prensa en cumplimiento del artículo 24 de la ley 4565 de defensa de la libertad de expresión”, reza el comunicado.

“En ninguna de las intimaciones previas C5N informó que se trataba de instalaciones necesarias para el funcionamiento de la señal de noticias”, cierra el texto de la AGC, en tanto la empresa Indalo dijo no haber recibido notificación oficial del levantamiento de la clausura.

Por la tarde, en un comunicado, la empresa señaló que “la libertad de expresión es una garantía constitucional y el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires quiere avasallar censurando al canal”. “Luego de la investigación e informes periodísticos en los que quedó al descubierto el entramado de corrupción que involucra al gobierno porteño y Fernando Niembro, la Ciudad inició una avanzada contra la libertad de expresión y clausuró parte de las instalaciones de C5N”, sostuvo el texto.

(FW)“La libertad de expresión es una garantía constitucional y el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires quiere avasallar censurando al canal”(FW)

Tras denunciar que “quieren sacar del aire a C5N”, desde Indalo detallaron que “desde hace dos meses el gobierno de la ciudad de Buenos Aires cortó toda la pauta publicitaria del canal en un claro mensaje de censura económica atentando contra la libertad de informar”. “Ahora la mordaza es la clausura”, agregaron y enfatizaron que “ha comenzado una persecución contra C5N clausurando parte de sus instalaciones” por la difusión de las investigaciones sobre el caso Niembro.

Por su parte, a través de un comunicado oficial, la secretaría de Comunicación Social porteña sostuvo que “es falso que se haya ‘levantado’ la publicidad oficial en C5N”, y que el canal “recibe publicidad regularmente del Gobierno porteño y los últimos avisos, cursados esta semana, correspondieron a la campaña de separación de residuos”.

En cuanto a la clausura, en diálogo con Télam, el titular de la Agencia Gubernamental de Control de la Ciudad, Juan Gómez Centurión, dijo que a lo que el canal se refiere como “galpón en realidad es una playa de estacionamiento lindera, ni siquiera pertenece al edificio, y tenía mas de seis intimaciones por faltas de condiciones de seguridad”. No obstante, fuentes de la Agencia de Control porteña evaluaron que la clausura a C5N “es una sanción rebuscada e intempestiva” porque “sólo se puede clausurar de forma inmediata si hay un riesgo alto de muerte o peligro inminente”.

“El galpón tenía incumplimiento de normas muy básicas” y, por lo tanto, “no había una situación de riesgo alguno por lo que esta decisión cercena el derecho laboral”, consideraron al analizar el acta labrada por los funcionarios porteños en el edificio de Fitz Roy 1950. En el acta de clausura al canal de televisión se sostuvo que el área de galpones de móviles posee afectadas “las mínimas condiciones de funcionamiento y seguridad”.

Entre​ las ​irregularidades​ detalladas, figura la “falta de ventilación en baños y en oficinas”, y además se argumentó la clausura del lugar por una “pieza con material combustible, y acumulación de trastos viejos en la planta baja”. “Si no hay un riesgo grave e inminente, hay que notificar y volver a las 48 horas”, dijeron fuentes de la AGC y ponderaron como “sobredimensionada” la decisión de la Dirección General de Fiscalización y Control de la Ciudad, por carecer de “suficiente sustento”. Las “falencias en el procedimiento” evidenciaron que existió “abuso de autoridad” y el objetivo de “clausurar intencionalmente a C5N”, indicaron.