Home » Destacadas » El Gobierno nacional le quitó parte de un campus a la Universidad de San Martín
5b842877f31d1_800x533

El Gobierno nacional le quitó parte de un campus a la Universidad de San Martín

El Gobierno nacional le quitó una parte del Campus Miguelete a la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM) para cedérselo a la empresa privada Nuevo Central Argentino S.A. Lo hizo en pleno conflicto con las universidades nacionales por el desfinanciamiento y los recortes.

La medida se efectivizó a través de una resolución de la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE). Desde Nación explicaron que un decreto de 2012 autoriza a desafectar bienes del Estado cuando se constate “falta de afectación específica, uso indebido, subutilización o estado de innecesariedad”.

Según explicaron fuentes oficiales, el predio desafectado sería destinado a “reestructurar y relocalizar las actividades correspondientes a los servicios de cargas” que la empresa operaba en la Estación Colegiales.

El rector Carlos Greco inició acciones legales para impedir la cesión y reclamó que se suspenda la medida. La máxima autoridad de la UNSAM detalló que en el campus funcionan el Centro de Desarrollo Tecnológico e Incubación de Empresas y que próximamente se construirá la sede Miguelete de la Escuela Secundaria Técnica, el Centro de Prototipado Integral de Viviendas Económicas y Sustentables y el Laboratorio de Ciencia y Nanosistemas entre otros.

En una carta pública, Greco advirtió que “la operatoria que se pretende desarrollar en el predio legítimamente ocupado por la UNSAM impactará negativamente sobre todas las actividades que desarrollan en el Campus Miguelete los estudiantes, los docentes y el personal no docente, además de afectar el medio ambiente y el entorno arquitectónico y urbanístico de nuestra casa de estudios”.

En tanto, este miércoles los alumnos realizarán un abrazo a la universidad para rechazar la resolución oficial bajo las consignas “La UNSAM no se toca” y “Universidad pública por siempre”.

La quita de terrenos a la UNSAM se inscribe en el marco de la crisis que atraviesan las universidades nacionales por la demora en el envío de fondos para gastos de funcionamiento y por los recortes aplicados por el Gobierno nacional para reducir el déficit fiscal.